sábado, 1 de octubre de 2011

¿Iconoclasta?

La moral y la crítica no son con tanta propiedad objetos del entendimiento, sino del gusto y del sentimiento. La belleza, moral o natural, se siente más que se percibe. O si razonamos sobre ella e intentamos fijar su patrón, consideramos un hecho nuevo, a saber: el gusto general de la humanidad o algún hecho que pueda ser objeto de razonamiento o investigación.
Si procediéramos a revisar las bibliotecas convencidos de estos principios, ¡cuántos estragos haríamos? Si tomamos entre nuestras manos cualquier volumen de teología o metafísica escolástica, por ejemplo, y nos preguntamos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto sobre la cantidad y el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental sobre cuestiones de hecho o existencia? No. Tírese entonces a las llamas, pues no puede contener más que sofismas e ilusión.

David Hume
Investigación sobre el conocimiento humano.

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Magnífico.
Ilustrado con una puntería tremenda en la quema de Bradbury.
Un saludo

Facundo Maggio Ramírez dijo...

Gracias por tu visita y tu comentario. Agregaré tu blog a mi lista.
Saludos,
F