lunes, 15 de agosto de 2011

Paliza y después


Paliza inapelable de CFK. El camino a octubre es un mero trámite, salvo algún imponderable.
Para la oposición, el peor escenario que jamás imaginaron. Tan bajos porcentajes -ninguno llegó siquiera al 20%- y tanta distancia -casi 40% respecto al segundo- hace que no valga la pena que algún opositor se sacrifique bajando su candidatura y dejando en el aire a sus candidatos a legisladores e intendentes. Quizá el único favorecido sea Binner, quien con tan poco tiempo logró estar a dos puntos del segundo, y es el único que puede seguir creciendo, aunque sea sólo para ubicar a sus legisladores en el congreso; la elección presidencial está resuelta.
Mención especial merece Ricardito, el loser del año. Ya lo habíamos dicho  aquí. De Narváez sacó más votos que su aliado. No quiso escuchar. Nadie sabía si era un candidato socialdemócrata, un conservador populista ó un mero oportunista. Ni él lo supo.



No hay comentarios: