sábado, 1 de octubre de 2011

¿Iconoclasta?

La moral y la crítica no son con tanta propiedad objetos del entendimiento, sino del gusto y del sentimiento. La belleza, moral o natural, se siente más que se percibe. O si razonamos sobre ella e intentamos fijar su patrón, consideramos un hecho nuevo, a saber: el gusto general de la humanidad o algún hecho que pueda ser objeto de razonamiento o investigación.
Si procediéramos a revisar las bibliotecas convencidos de estos principios, ¡cuántos estragos haríamos? Si tomamos entre nuestras manos cualquier volumen de teología o metafísica escolástica, por ejemplo, y nos preguntamos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto sobre la cantidad y el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental sobre cuestiones de hecho o existencia? No. Tírese entonces a las llamas, pues no puede contener más que sofismas e ilusión.

David Hume
Investigación sobre el conocimiento humano.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Jack London y las estadísticas de Blogger

Las estadísticas de este blog indican que la mayoría de las (pocas) visitas se dirigen a los posts relacionados a Jack London, y creo saber el por qué. Jack London es uno de los escritores estadounidenses más publicados fuera de su país, o al menos así lo fue durante algún tiempo. Al respecto, en el prólogo a la compilación de sus Relatos de la edición de Cátedra, dice así: Según el Servicio informativo y Cultural de los Estados Unidos, en enero de 1983, de entre todos los autores norteamericanos traducidos al español, Jack London ocupaba el segundo puesto en difusión, detrás de Mark Twain y seguido no muy lejos por Zane Grey, Edgar Allan Poe y Hemingway, en ese orden. 
Debo decir que me sorprendió ver a Zane Grey en el podio, pues creo que nunca acomodé un libro suyo en estantería alguna.
También, por si fuera poco, recordé que Jack fue en su momento uno de los escritores mejores pagos de su época, hizo varias fortunas que dilapidó hasta que encontró, sobre el final de su vida, la manera de recuperar su dinero: vendió su imagen para bebidas alcohólicas, paquetes de cigarrillos, un refresco de menta y, más importante, fue un pionero en luchar para que se le reconocieran sus derechos cinematográficos sobre las películas que se inspirasen en sus obras. Todo un visionario.



Fuentes:
London, Jack; Relatos. Edición de Francisco Cabezas. Madrid, Ediciones Cátedra, 2005
Kershaw, Alex; Jack London. Un soñador americano. Barcelona, La Liebre de Marzo, 2000.
Imagen: fotografía tomada por Jack London. Fuente, acá

viernes, 9 de septiembre de 2011

Pereza

 Una extraña locura posee a las clases obreras de las naciones donde reina la civilización capitalista. Esta locura acarrea con ella las miserias individuales y sociales que desde hace dos siglos torturan a la triste humanidad. Esta locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda por el trabajo llevada hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y su progenie.
En lugar de reaccionar contra esta aberración mental, los clérigos, los economistas y los moralistas han santificado el trabajo.[...]
[...] Bajo el régimen de la pereza, para matar el tiempo que nos mata segundo a segundo, habrá sin parar espectáculos y representaciones teatrales; será el trabajo que les vendrá justo a nuestros legisladores. Se los organizará en bandas que recorrerán ferias y pueblos, dando representaciones legislativas. Los generales, en botas de montar, el pecho galoneado de agujas, de medallas, de cruces de la Legión de Honor, irán por las calles y las plazas tratando de enganchar a las gentes...
 Paul Lafargue (1842-1911)


En tiempos en que todos estamos obligados bajo pena de lesa respetabilidad a entrar en alguna profesión lucrativa y a trabajar en ella con entusiasmo, un grito del partido opuesto, el de los que se contentan con tener lo suficiente, con mirar a su alrededor y gozar mientras tanto, puede sonar un poco a bravata o fanfarronería. Sin embargo, no debería ser así. Lo que suele llamarse ociosidad, que no consiste en no hacer nada, sino en hacer mucho de lo que no está reconocido en los formularios dogmáticos de la clase dominante, tiene derecho a mantener su posición al igual que la industriosidad.[...]
[...] Consecuentemente, si una persona sólo puede ser feliz permaneciendo ociosa, ociosa debe permanecer. Es un precepto revolucionario; pero debido al hambre y los asilos, no se puede abusar fácilmente...


 Robert Louis Stevenson (1850-1894)




Lafargue, Paul: El derecho a la pereza, Buenos Aires, 1970, Ed. Galerna,
 Stevenson, Robert Louis; Apología del ocio, en: Juego de niños y otros ensayos. Bogotá, 1990, Ed. Norma.

sábado, 27 de agosto de 2011

Karel Capek (II)

-¿Cómo se llama usted?
RESPUESTA: Andrew Scheuchzer.
-¿Qué edad tiene?
RESPUESTA: Eso no lo sé. ¿Quiere parecer joven? Use corsés Libella.
-¿Qué día es hoy?
RESPUESTA: Lunes. Hace buen tiempo, señor. Este sábado correrá Gibraltar en Epsom.
-¿Cuánto son tres por cinco?
RESPUESTA: ¿Por qué?
-¿Sabe usted contar?
RESPUESTA: Sí señor. ¿Cuánto son diecisiete por veintinueve?
-Déjenos preguntar a nosotros, Andrew. Nómbrenos algún río de Inglaterra.
RESPUESTA: El Támesis.
-¿Algún otro?
RESPUESTA: El Támesis.
-No sabe otros, ¿verdad? ¿Quién gobierna Inglaterra?
RESPUESTA: El rey Jorge, ¡Dios lo bendiga!
-Está bien, Andy. ¿Cuál es el mejor escritor inglés?
RESPUESTA: Kipling.
-Muy bien. ¿Ha leído algo de él?
RESPUESTA: No. ¿Les gusta a ustedes Mae West?
-Preferimos ser nosotros los que hagamos las preguntas, Andy. ¿Qué sabe sobre la historia de Inglaterra?
RESPUESTA: Les puedo hablar sobre Enrique VIII.
-¿Y qué puede decirnos de él?
RESPUESTA: Que es la mejor película de la última temporada. Presentación fastuosa, espectáculo extraordinario.
-¿La ha visto usted?
RESPUESTA:No la he visto. ¿Quiere conocer Inglaterra? Cómprese un Ford Baby.
-¿Qué preferiría usted más que nada?
RESPUESTA: Las regatas Oxford-Cambridge, señor.
-Cuántos continentes hay en el mundo?
RESPUESTA: Cinco.
-Muy bien. Nómbrelos.
RESPUESTA: Inglaterra y los otros.
-¿Cuáles son los otros?
RESPUESTA:Los bolcheviques, los alemanes e Italia.
-¿Dónde están las islas Gilbert?
RESPUESTA: En Inglaterra. Inglaterra no estará atada de manos en su fortaleza. Inglaterra necesita diez mil aviones. Visiten las playas del sur de Inglaterra.
-¿Nos permite que le miremos la lengua?
-RESPUESTA: Sí señor. límpiese con pasta Flit. ¿Quiere tener aliento fresco? Use pasta Flit.
-Gracias, eso basta.

Andrias Scheuchzeri, salamandra criada en el Parque Zoológico de Londres, sabe hablar, aunque con un sonido cavernoso. Cuenta con un vocabulario de cuatrocientas palabras. Dice solamente lo que ha oído o leído.[...]
La salamandra mencionada anteriormente sabe leer, pero solamente diarios vespertinos. Le interesan las mismas cosas que a un inglés de tipo corriente y reacciona a los acontecimientos en la misma forma, es decir, según las opiniones establecidas. Su vida psíquica, si es que se puede hablar de alguna, es la herencia, precisamente, de las ideas y opiniones propias de estos tiempos.


Fragmento de La guerra de las Salamandras. Karel Capek, 1936.

lunes, 15 de agosto de 2011

Paliza y después


Paliza inapelable de CFK. El camino a octubre es un mero trámite, salvo algún imponderable.
Para la oposición, el peor escenario que jamás imaginaron. Tan bajos porcentajes -ninguno llegó siquiera al 20%- y tanta distancia -casi 40% respecto al segundo- hace que no valga la pena que algún opositor se sacrifique bajando su candidatura y dejando en el aire a sus candidatos a legisladores e intendentes. Quizá el único favorecido sea Binner, quien con tan poco tiempo logró estar a dos puntos del segundo, y es el único que puede seguir creciendo, aunque sea sólo para ubicar a sus legisladores en el congreso; la elección presidencial está resuelta.
Mención especial merece Ricardito, el loser del año. Ya lo habíamos dicho  aquí. De Narváez sacó más votos que su aliado. No quiso escuchar. Nadie sabía si era un candidato socialdemócrata, un conservador populista ó un mero oportunista. Ni él lo supo.



viernes, 5 de agosto de 2011

Through the drinking glass

 Poco antes de morir, Jack London escribió sus memorias desde el particular punto de vista de su relación con el alcohol. El libro, si bien ambiguo -por momentos exhalta los efectos del alcohol para luego condenarlos- fue utilizado en campañas de organizaciones prohibicionistas. Incluso en Buenos Aires, el ilustrado y ascético socialismo de Juan B. Justo difundía entre los trabajadores cuadernillos con pasajes de las memorias de London, a modo de concientizar sobre sus peligros. Algo así como el opio de los pueblos.
Menos de 4 años después de la publicación de las memorias alcohólicas, la ley seca se imponía en todo el territorio de los Estados Unidos.
A continuación, un fragmento, -nada representativo- de las memorias de Jack.
Así, cuando leía en mi silla o hablaba con otros, cualquier mención a una parte del mundo que hubiera conocido, me traía el recuerdo del alcohol que allí bebí y de las gentes con las que trabé amistad. Si alguien decía Venecia, enseguida recordaba las terrazas de las calles [...] El barrio Este de Londres, leía o decía alguien, y de inmediato, ante mis ojos, aparecían los pubs y en mis oídos sonaban las palabras dos de bitter, o tres de scotch. El Barrio Latino, y al momento me veía en cualquier cabaret de aquellos en donde bebí en buena compañía, creyéndome un dios del arte y de la democracia, al mismo tiempo que me olvidaba de los simples problemas de mi existencia.
Me acordaba del Río de la Plata, de Buenos Aires, la París de América, y mis ojos se llenaban con la vida de gentes que sostenían vasos por doquier y cantaban con voces maravillosas.
[...] Medité mucho acerca de todo ello. De volver a visitar todas esas partes del mundo tendría que hacerlo como antes, ¡Con un vaso en la mano!
Jack London

 




Extracto de John Barleycorn. Las memorias alcohólicas. Madrid, Ediciones Valdemar, 2002.

miércoles, 27 de julio de 2011

Orwell & Swift


[...] De lo que he escrito, puede deducirse que estoy contra Swift, y que mi meta es refutarlo e incluso minimizarlo. En un sentido político y moral estoy contra él en la medida que lo entiendo. Curiosamente, es uno de los escritores que admiro sin la más mínima reserva, y Los viajes de Gulliver, en particular, es un libro del que me parece imposible que me llegue a cansar. Lo leí por primera vez cuando tenía ocho años -me faltaba un día para cumplirlos y robé furtivamente el ejemplar que me iban a regalar por mi cumpleaños- y lo he leído media docena de veces desde entonces. Su fascinación me parece inagotable. Si tuviera que hacer una lista de seis libros que hubiera que conservar mientras los demás tuvieran que destruirse, seguro que pondría Los viajes de Gulliver entre ellos. Esto suscita la pregunta: ¿cuál es la relación entre estar de acuerdo con las opiniones de un autor y disfrutar de su obra?
  
George Orwell; Política y Literatura. Un análisis de los Viajes de Gulliver. En Escritos (1940-1948) Literatura y política. Barcelona, Octaedro, 2001.


Algunas veces leo un libro con placer, y detesto al autor.
 Jonathan Swift

jueves, 7 de julio de 2011

Lost in Translation II (Bélle Infidele)


"Hace diez días se publicó aquí un libro sobre los viajes de un tal Gulliver, y ha sido tema de conversación en el pueblo desde entonces: toda la tirada se vendió en una semana, y nada resulta más entretenido que escuchar las diferentes opiniones que la gente tiene del libro, si bien todos coinciden en que les gusta en extremo. Se dice aquí que el autor eres tú, pero me han informado que el librero declaró desconocer de dónde provino el libro. Desde lo más alto a lo más bajo, el libro es universalemente leído, desde las reuniones de gabinete hasta en el cuarto de niños."
-Carta de John Gay a Jonathan Swift, 16 de noviembre de 1726-


Los viajes de Gulliver es un libro que nace censurado (recién en 1899 se podrá acceder a una edición íntegra en lengua inglesa, que contenga los pasajes alusivos a la rebelión irlandesa) pero eso no importa mucho a los editores. Swift incorpora modificaciones y correcciones en la segunda edición, agrega dos cartas, que en las ediciones actuales aparecen al inicio, pero que es muy recomendable omitirlas para leerlas recién al final, de modo tal que el periplo ingenuidad-cinismo no se vea interrumpido. Sugerencia aparte, el libro sigue su viaje generando varios desprendimientos comerciales, totalmente ajenos a Swift. Las imprentas no dan abasto publicando obras con nombres tales como Gulliver Revisited, Claves para entender a Gulliver, etc. Todo un negocio. Menos de un año más tarde, la obra se traduce al francés. Aparecen, casi simultáneamente, dos ediciones: una de origen anónimo editada en La Haya, y otra a cargo del Abate Desfontaines, en París. Y aquí se inicia una serie de eventos desafortunados que perdurará, para los hispanohablantes, poco más de dos siglos.
El abate Desfontaines tradujo los viajes de Gulliver en 1727 de una manera más que libre. Por un lado, tenía que lidiar con la censura gubernamental, y por otro, con las concepciones morales de la época, incluida la suya. Sobre el contexto histórico, se refiere Voltaire, quien sostiene que Swift “disfrutaba de una libertad y audacia de pensamiento que era totalmente desconocida en Francia.” (The reception of JS in Europe, p. 6-10) Es por esta razón que Voltaire, que se encontraba en su destierro inglés en ese momento, tiene la posibilidad de leer Los viajes de Gulliver de primera mano; le escribe a su protegido Thiérot en Francia que haga traducir “Los viajes...” Sin embargo, el abate Desfontaines le gana de mano.
El prefacio a “Los viajes” de Desfontaines es una seguidilla de excusas. Sostiene que el original posee “pasajes indecentes, pensamientos bajos, detalles pueriles, bromas sin sentido, repeticiones aburridas, chistes vulgares” [...] y su traducción literal al francés sería, en tal caso, “indecente, mezquina, miserable, irrespetuosa y contrariaría al buen gusto reinante en Francia […] ” ya que de hacerlo, “me traería justos reproches si fuese tan imprudente como para vertir tales conceptos a los ojos de la opinión pública" (The reception of JS...p.11)
Conocida la noticia de una inminente visita de Swift a París, Desfontaines se apura en mitigar la dureza de su prefacio en una segunda edición, enviándole simultáneamente a Swift un ejemplar del mismo y una carta de disculpa, en la cual se excusa de las libertades que se tomó respecto a las diferencias sobre lo que se entiende por buen gusto en Francia. (The reception of JS...p.13-14 y Jonathan Swift, The Critical Heritage, p.86-87)
Swift decide responder -en francés- a la carta del abate Desfontaines, de la siguiente manera:

miércoles, 29 de junio de 2011

Interviú

He aquí una interviú a un exprotolibrero y lector de Swift a manos de Matías Fernández y Hda, siempre tan bien predispuestos y cordiales. A ellos, mis gracias. A quien le interese, aquí la parte I y la parte II


lunes, 20 de junio de 2011

Propósitos para cuando llegue a viejo


No casarme con una mujer joven.
No relacionarme con los jóvenes a menos que ellos me lo pidan.
No ser malhumorado, ni taciturno, ni desconfiado.
No desdeñar los usos, reputaciones, modas, guerras, ni a los hombres actuales.
No encariñarme con los niños, ni permitir siquiera que se acerquen a mí.
No repetir la misma historia una y otra vez a los mismos interlocutores.
No ser codicioso.
No descuidar el decoro ni el aseo personal, para no resultar repugnante.
No ser demasiado severo con los jóvenes, sino mostrar indulgencia con sus locuras juveniles y sus flaquezas.
No dejarme influir ni prestar atención a los chismes de los criados u otras personas.
No prodigarme en consejos ni abrumar a nadie, excepto a aquellos que me lo pidan.
Pedirles a algunos buenos amigos que me comuniquen cuales de estos propósitos quebranto o desatiendo, y que me digan cuando lo he hecho, para enmendarme.
No hablar mucho, ni siquiera de mí mismo.
No alardear de mi apostura, vitalidad o fortuna de antaño ante las damas u otras personas.
No prestar atención a los halagos, ni imaginar que puedo despertar el amor de una joven dama et eos qui hereditatem captat odisse ac vitare (y aborrecer y evitar a quienes ambicionan mi herencia).
No ser categórico ni porfiado.
No empeñarme en cumplir todas estas reglas, no vaya a ser que al final no observe ninguna. 
 Jonathan Swift



Extraído de "Ideas para sobrerivir a la conjura de los necios", Barcelona, Ediciones Península, 2000.        
Fuente de la imagen: Quino, the one & only.

domingo, 12 de junio de 2011

Giros

Finalmente Hermes se decidió y va nomás de candidato a presidente. Cuenta con el apoyo Víctor de Gennaro, parte de la CTA y Stolbizer en la provincia en Buenos Aires, Juez en Córdoba, Pino en capital y su delfín Bonfatti en Santa Fe. A grosso modo, un apuntalamiento territorial mucho más interesante que la UCR.
Mientras tanto, Ricardito se minimiza. Elige a González Fraga de vice y cierra con De Narváez. En lugar de lograr cierta penetración territorial (la UCR está tercera en Córdoba, inexistente en CABA y con su suerte atada al socialismo en Santa Fe) parece poner todas las fichas en la provincia de Buenos Aires con un candidato que no le es propio, corriéndose a la derecha de su partido (allí donde están Cobos y Sanz) y liquidando de una vez por todas ese halo socialdemócrata con el que fue "ungido" allá por el 2009, y que los militantes radicales ansiaban recuperar.
Maquiavelo sugería que siempre era mejor perder dignamente con la tropa propia que triunfar con mercenarios: Alfonsín Jr. se encamina a la peor de sus opciones: salir tercero como en 2007. La derecha a la que pretende conquistar se irá con Duhalde, y el voto progre con Binner.
Binner podrá restarle votos progres a CFK y evitar así un triunfo en primera vuelta, pero dada la dispersión opositora, parece más bien improbable.

sábado, 14 de mayo de 2011

¿Alguien recuerda a Armendáriz?

Hubo una vez un gobernador radical, que accedió al despacho de Dardo Rocha gracias a la histórica performance de Alfonsín en 1983. ¿Acaso alguien sabía de quién se trataba? No. Tal vez sí. ¿muy pocos quizás? De hecho, retrospectivamente, sólo nos acordamos de Herminio Nerón Iglesias. Fue la marea alfonsinista la que depositó a Armendáriz en la gobernación, para que la bajamar se lo llevase 4 años después.
El punto de toda esta introducción es  el siguiente: ¿Cuán necesario le resulta a la UCR sumar a De Narváez? Si la UCR realmente quiere tener chances, debería apuntalar a su candidato nacional en terreno bonaerense, y a partir de instalarse allí, esperar que los votantes elijan la boleta de Alfonsín, sin mirar quien viene colgado de la misma, y aguardar el milagro. Difícilmente en este contexto un candidato a gobernador bonaerense le traccione votos hacia arriba. Por lo general suele ocurrir lo contrario: en 1999 Ruckauf obtuvo más votos que Duhalde, en 2007 Scioli más que CFK.(*)
Al respecto vale recordar que la elección se realizará con la clásica papeleta -esa que contiene en la provincia de Buenos Aires entre 5 y 6 categorías según el calendario- y, si de subestimar al votante se trata (¿acaso no se trata de eso las colectoras, adhesiones, testimoniales?) sería un gran logro si la UCR pudiese mantener su histórico número de lista (3) pues salvo que se presente también el MID, iría primero en la mesa del cuarto oscuro, y por comodidad, la gente los votaría con tal de salir lo más rápido del antro escolar, ¿no?

(*) En 2003 las elecciones fueron desdobladas.

domingo, 8 de mayo de 2011

Confirmando pronósticos

Hace un tiempo ya arriesgábamos algunos pronósticos que parecen ir tomando cuerpo. Aquí mencionábamos la orfandad del votante de derecha y la ausencia de un candidato potable. Cobos primero y Macri después, van dejando un espacio que alguien deberá capitalizar. También Aquí hablamos sobre cierto corrimiento a la izquierda de las opciones electorales efectivas (esas que tienen chances reales) y nos preguntábamos cómo se reacomodaría el tablero: bien, Alfonsin Jr. quiere sellar un acuerdo con De Narváez en la provincia de Buenos Aires, no sólo por la ausencia de un candidato radical de peso en ese distrito, sino también para atraer cierto electorado de derecha, ese que ingenuamente se autodenomina "apolítico". ¿Es éste un corrimiento de Alfonsín a la derecha? Se le machacará que sí, que traiciona la tradición socialdemócrata de su padre y esas cosas. No obstante, esto nos lleva a otra cuestión: ¿CFK se corre a la derecha por aliarse con gobernadores tales como Insfrán ó Gioja? Ambas preguntas nos conducen a una misma reflexión: por un lado, que se hace política con los elementos realmente existentes, y la oferta para elegir aliados es escasa; por el otro, el progresismo es un fenómeno de algunos centros urbanos con límites geográficos bien marcados (véase al respecto la cruzada de AL en ramble) y exigir certificados de pureza ideológica no puede ser más que una triste expresión de deseos. Así como CFK muestra credenciales progres con las adhesiones de Sabatella y Heller, y conservadoras con los gobernadores aliados, lo mismo le pasa a Alfonsín Jr. con Binner por izquierda y De Narváez por derecha. Queda claro que no es lo mismo tejer alianzas desde el gobierno que intentar hacerlo desde el llano, pero el enfoque es el mismo. Por otra parte, sólo queda por ver si Binner es capaz de tragar semejante sapo ó toma coraje y se larga solo.
¿Es este el inicio de un largo camino en la normalización y posterior institucionalización de un sistema de partidos estables, con un bipartidismo de coaliciones? Una buena elección de la UCR y sus aliados, (más algo de disciplina partidaria) podría forjar un escenario de dos partidos de centro ( PJ y UCR) con tendencias internas pendulares hacia ambos lados, determinada por la fuerza de sus aliados y el contexto regional. Por el contrario, un triunfo de CFK no implicaría un sistema de partidos hegemónico como suelen decir algunos comentaristas malintencionados, sino más bien el paso a un modelo de partido predominante, si no, acudan a las clasificaciones de Sartori y Panebianco. 
Aun nos queda saber qué será de Carrió, El Alberto y Duhalde, pero queda para otro post.
Ex post: pensábamos que a Pino le daba el cuero.

sábado, 26 de marzo de 2011

El Pueblo del Abismo

Si existe una obra de Jack London que sirva de paradigma para entender su extravagante socialismo, ésta ha de ser su crónica periodística  El pueblo del abismo (1902), el mejor libro de London que he leído (hasta ahora).
Ya hemos dicho algo aquí sobre las ideas socialistas de Jack London en sus obras de ficción, pero es en El pueblo del abismo donde se halla su expresión más dramática en pos de un cambio social. Caracterizado de estibador de puerto desempleado en el East End Londinense, London indaga sobre las condiciones de vida de la clase obrera inglesa, a la manera de Engels en La situación de la clase obrera en Inglaterra, pero haciendo un trabajo casi de antropólogo con su observación participante. Sale a buscar empleo, vive en albergues de mala muerte, come desperdicios encontrados en botes de basura y baldea habitaciones con restos humanos que jamás serán reclamados. Los únicos reaseguros de Jack London en tal aventura eran un soberano escondido en el sobaco de su cazadora y el perturbador arreglo con un detective privado dispuesto a seguirle la pista en las comisarías y morgues londinenses en caso de una ausencia prolongada.
London dijo acerca de esta obra que fue el “único libro que escribió con el corazón encogido y los ojos llenos de lágrimas.” No es para menos. He aquí un fragmento: “[...] día a día, fui convenciéndome de que no sólo es desaconsejable que el pueblo del abismo se case y engendre, sino que es un crimen que lo haga. Estas gentes son las piedras de la cantera que el constructor deshecha [...] Allí, en el abismo más profundo, son débiles, tontos, necios...Si se reproducen, la vida les será más infame, por lo que se acelera su perecer. [...]Cuatrocientas cincuenta mil personas son muchas. El joven fogonero era sólo una de ellas; le llevó muy poco tiempo referirme lo poco que tenía que contar y decir. No me gustaría oírles a todos a la vez. Pero no puedo dejar de preguntarme si Dios les oye.”

lunes, 14 de marzo de 2011

Best Sellers


La industria literaria

"En las aristocracias, los lectores son poco numerosos y difíciles de contentar; en las democracias, es más fácil agradarles y su número es prodigioso. Resulta de aquí, que en pueblos aristocráticos no se debe esperar el éxito sino en virtud de grandes esfuerzos que, aunque puedan dar mucha gloria, no procurarán jamás mucho dinero; mientras que en las naciones democráticas un escritor puede lisonjearse de obtener con facilidad una fama mediocre, y una gran fortuna. Para esto no es necesario que se le admire, basta con que se le aprecie.
La multitud de lectores crece diariamente y la continua necesidad que tienen éstos de lo nuevo, aseguran la circulación de un libro que apenas estiman.
En los tiempos de la democracia, el público procede frecuentemente con los autores como lo hacen de ordinario los reyes con sus cortesanos: los enriquecen y después los desprecian. ¿Qué más quieren las almas venales que nacen en los palacios o que son dignas de vivir en ellos?
Las literaturas democráticas abundan siempre en autores que no ven las letras sino como una industria, y por cada escritor de mérito se encuentran mil vendedores de ideas."

Alexis de Tocqueville; La Democracia en América, FCE, México DF, 2005, pág 435.-

domingo, 27 de febrero de 2011

The song remains the same

Supongamos que en las presidenciales de 2011 ganase Little Richard. Más allá de las diversas valoraciones sobre su persona, para la UCR la canción seguirá siendo la misma que en 1999. Gobernadores opositores en la mayoría de las provincias, minoría en diputados (con suerte primera minoría arañando el quórum) y probablemente empatados en el Senado. Bastante parecido a 1999 cuando asumió De La Rúa. La diferencia respecto a 2011 estribaría en un ciclo económico ascendente, suerte que De La Rúa no tuvo, o que según algunos echó a perder gracias al "impuestazo" de Machinea. Little Richard, con algo de pericia y un poco de suerte, podría disciplinar a algunos de los gobernadores pejotistas a fuerza de obras públicas y ATNs.

miércoles, 19 de enero de 2011

La Eternidad por los astros


Miedo y Terror: Así se llaman las dos lunas de Marte, Fobos y Deimos, y fueron descubiertas por el astrónomo norteamericano Asaph Hall en 1877. Sin embargo, ya en 1726 Jonathan Swift advertía, en el tercer viaje de Gulliver, que los científicos de la isla voladora de Laputa habían descubierto dos satélites naturales orbitando Marte, si bien le pifió feo respecto a las distancias y la duración de las órbitas. En 1750, Francois Marie Arouet, ávido lector del  Deán irlandés, se refiere también en su breve cuento Micromegas a la existencia de dos lunas alrededor de Marte. En homenaje a estas "predicciones", dos cráteres de Deimos son llamados Swift y Voltaire.
(la fuente y la info completa, acá)