miércoles, 17 de noviembre de 2010

Orfandad


De ocurrir el escenario ya planteado aquí habrá un claro en el electorado que quedará huérfano. Hasta el 27 de octubre, todo parecía indicar que el voto de derecha / centroderecha sería capitalizado por el PJ disidente, pero la muerte de NK inició un proceso de fuga hacia las filas del oficialismo de todos los dirigentes del PJ que jugaban a dos puntas. Antes decíamos que el escenario de 2011 confluiría hacia una instancia de cierta moderación discursiva, y si se quiere, algo corrida a la izquierda (desde el centro a la izquierda se sitúan los dos candidatos con más chances; CFK y Alfonsín Jr.). El PJ disidente no tiene candidatos, pero difícilmente le preste su estructura a Macri. El porqué de la negativa, difícil saberlo, pero todos intuyen que la imagen de niño bien con la papa en la boca no convence ni seduciría al pueblo peronista. Macri cree que puede imponerse al PJ porque necesitan de él, pero lo que Macri no parece comprender es que el PJ (bajo cualquier forma) es como la energía: siempre se transforma, muta y se reconvierte, algo que hoy por hoy, Macri no puede hacer. Está anclado a una gestión bastante regular, rodeada de algunos escándalos y carece de estructura a nivel nacional. En síntesis, el único urgido por llegar a un arreglo es Macri, aunque quizá él no piense que sea así.
Pero volviendo a la orfandad de la derecha, será interesante ver cómo los candidatos intentarán seducir a esa porción del electorado (¿15%-20%?) que supo votar por la UCedé, Cavallo y López Murphy. En un escenario de probable ballotage, cada punto vale. Y mucho.
Otra opción -remota- sería el tándem Cobos (por la presidencia)  De Narváez (por la provincia de Bs.As.) pero para que esto suceda Cobos debería dar el portazo en la UCR, y cambiar otra vez de bando en menos de 3 años no debe resultar muy atractivo para el electorado, además de ser susceptible de cuanta crítica sea posible imaginar.





No hay comentarios: