martes, 30 de noviembre de 2010

Irish birthday

La ambición suele llevar a los hombres a ejecutar los menesteres más viles: por eso para trepar se adopta la misma postura que para arrastrarse. 
Jonathan Swift, 30 nov. 1667 - 19 oct. 1745.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Swift goes Zombie


El revival zombie parece no detenerse al punto que ni Jonathan Swift quedaría exento. No obstante: si Jack Black puede interpretar  a Gulliver, ¿por qué el coguionista de La matanza de Texas no puede reinterpretar Una modesta proposición a su modo? En fin, se viene Boneboys, con mucha gente no muerta y carne por doquier, dicen.
La reseña, acá. 

jueves, 25 de noviembre de 2010

The luck of the irish

Importamos aquí el post de Matías Fernández de HDA, a quien desde ya le estamos muy agradecidos. 


The luck of the irish

"El episodio que encumbró a Swift como el gran patriota irlandés fue conocido como “el incidente del medio penique”. Inglaterra, transgrediendo la costumbre, otorgó una patente de acuñamiento a un oscuro mercader cuyo nombre era William Wood, quien a su vez la obtuvo mediante un soborno a la duquesa de Kendall, amante del rey. Irlanda no sólo se veía despojada de su posibilidad de acuñar moneda, como había hecho en tiempos precedentes, sino que la suma pretendida por Wood era de cien mil libras, cifra que superaba la modesta necesidad irlandesa de sólo diez mil.
Razones políticas y económicas confluían en el rechazo a la patente de Wood. Si por un lado la excesiva suma de dinero a acuñar conspiraba contra la frágil economía irlandesa presagiando una devaluación (el medio penique era de carácter no convertible, y en consecuencia no servía para saldar deudas en Inglaterra), a esto debía agregarse que el medio penique era de una aleación sospechosa y fácil de falsificar. El aspecto político reviste mayor importancia, ya que el derecho a acuñar su propia moneda era un símbolo de la soberanía que les era negada a los irlandeses. Este no es un dato menor, si se tiene en cuenta que desde el año 1300 los irlandeses padecieron la imposición de colonias y de asentamientos militares que llevaron a cabo políticas de tierra arrasada, y que incluso les fue prohibido el uso gaélico bajo pena de muerte."
En  el prólogo de Facundo Maggio Ramírez a Una modesta proposición y otros escritos patrióticos irlandeses de Jonathan Swift, El cuenco de Plata, Buenos Aires, 2010

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Orfandad


De ocurrir el escenario ya planteado aquí habrá un claro en el electorado que quedará huérfano. Hasta el 27 de octubre, todo parecía indicar que el voto de derecha / centroderecha sería capitalizado por el PJ disidente, pero la muerte de NK inició un proceso de fuga hacia las filas del oficialismo de todos los dirigentes del PJ que jugaban a dos puntas. Antes decíamos que el escenario de 2011 confluiría hacia una instancia de cierta moderación discursiva, y si se quiere, algo corrida a la izquierda (desde el centro a la izquierda se sitúan los dos candidatos con más chances; CFK y Alfonsín Jr.). El PJ disidente no tiene candidatos, pero difícilmente le preste su estructura a Macri. El porqué de la negativa, difícil saberlo, pero todos intuyen que la imagen de niño bien con la papa en la boca no convence ni seduciría al pueblo peronista. Macri cree que puede imponerse al PJ porque necesitan de él, pero lo que Macri no parece comprender es que el PJ (bajo cualquier forma) es como la energía: siempre se transforma, muta y se reconvierte, algo que hoy por hoy, Macri no puede hacer. Está anclado a una gestión bastante regular, rodeada de algunos escándalos y carece de estructura a nivel nacional. En síntesis, el único urgido por llegar a un arreglo es Macri, aunque quizá él no piense que sea así.
Pero volviendo a la orfandad de la derecha, será interesante ver cómo los candidatos intentarán seducir a esa porción del electorado (¿15%-20%?) que supo votar por la UCedé, Cavallo y López Murphy. En un escenario de probable ballotage, cada punto vale. Y mucho.
Otra opción -remota- sería el tándem Cobos (por la presidencia)  De Narváez (por la provincia de Bs.As.) pero para que esto suceda Cobos debería dar el portazo en la UCR, y cambiar otra vez de bando en menos de 3 años no debe resultar muy atractivo para el electorado, además de ser susceptible de cuanta crítica sea posible imaginar.





lunes, 15 de noviembre de 2010

Delitos editoriales (2° parte)


[...] Después de cuatro meses de espera con otro editor, un remolque hizo resucitar el manuscrito, acompañado de la siguiente nota: Tiene mérito, pero es demasiado largo. Si bien no se ajusta a nuestro periódico, sin duda que encontrará un mercado. Por lo cual me pregunto, en nombre de la idiotez común, ¿le tomó cuatro meses llegar a esa conclusión? El retorno de un manuscrito sobrescrito y garabateado encima no es una ocurrencia para nada inusual en el recorrido de nuestra mercancía. Y no es nada agradable para un escritor volver a sentarse para tipear un artículo mutilado por un editor  criminal. Pero incluso entonces, la compensación suele jugar un pequeño papel. Una vez me aboqué a una tarde de trabajo rutinario, escribiendo una parodia de mil quinientas palabras para un semanario de Nueva York. En caso de ser aceptado, ni en mis mejores sueños podía imaginar un cheque de una magnitud mayor de cinco dólares. Después de dos meses de silencio, lo remolqué y llegó a vuelta de correo. Decía OK, estaba firmado con el nombre del editor en el frente y redactado para la prensa, y reescrito con lápiz azul por todas partes. Totalmente arruinado, pensé; en la más pura desesperación, y sin quitar uno solo de los barbáricos garabatos, lo despaché con el cartero más veloz de los Estados Unidos. Cuatro semanas más tarde recibí un cheque por veinticinco dólares. Mis maldiciones sobre la cabeza del bárbaro editor tornaron en bendiciones. Incluso ahora, mi corazón está con él. ¡Mi benefactor!

sábado, 13 de noviembre de 2010

Delitos editoriales

He aquí un breve texto escrito en 1901 por Jack London, llamado "Editorial crimes", traducido toscamente por y para Little Politik (tenía pensado hacer dinero con ello, pero qué va) Interesante la descripción de la literatura como trabajo más que como oficio y de los manuscritos y borradores de una obra como mercancías. En un mundo sin impresoras ni fotocopiadoras, mecanografiar cada ejemplar enviado a revistas o editoriales supone un costo, y Jack London se encarga de advertir a los jóvenes que se aventuran a la literatura sobre el aspecto más angustioso del mercado editorial.

Quienes deseen consultarlo en inglés, el link está acá.
La primera parte en español, a continuación.

DELITOS EDITORIALES

Una protesta


Hoy en día la mayoría de los editores son hombres excelentes, corteses y compasivos, en un grado difícil de esperar bajo las actuales circunstancias. Sin embargo no debe encubrirse el hecho de que existen editores sin escrúpulos, y creo que sería positivo que los escritores nóveles conozcan algunos de “sus crímenes y delitos menores”, porque los resultados de tales vicios dentro del mundillo editorial son a menudo crueles, y siempre irritantes. Y no hay razón para que se perpetren estos delitos, excepto en el lamentable caso de esas revistas de bajo costo que siempre se encuentran ante esa puerta sagrada en la que el lobo de la quiebra se halla siempre gruñendo. Para ellos todo es admisible. Son brillantes exponentes de la ley de la autopreservación.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Editores eran los de antes



George Faulkner (1703-1775) un joven y emprendedor editor dublinense, propagó los escritos de Swift por todo el reino de Irlanda, además de ser una suerte de curador de su obra. Combatió la piratería literaria, si bien se vio involucrado en ella en más de una oportunidad. No exento de problemas con la ley, terminó su vida como concejal de Dublín.









 
Fuente: Pat Rogers, en Jonathan Swift. The Complete Poems. Penguin, Middlesex, 1983, pág 914.