domingo, 17 de octubre de 2010

The Motonauta Factor


Acá va el escenario II: a NK no le da el cuero, CFK busca algún cargo para lucirse en política internacional (¿Unasur?) y el candidato del gobierno es el motonauta de dudosos récords deportivos.
El motonauta aglutina gran parte del peronismo diabólico y del oficialismo; atrae parte de ese voto asociado a la idea de “gestión” (vaya a saber uno por qué se vincula a ésta con el PRO y De Narváez). El sabe cómo caerles bien a todos. Un guiño a la iglesia, otro a las fuerzas de seguridad; con el campo nunca dinamitó los puentes, y los intendentes del GBA necesitan de él tanto como él de ellos. Los medios de comunicación no lo desprecian, y por alguna razón, sus declaraciones, que brotan del más rancio sentido común, parecen nunca encontrar oposición. Además, ¿Quién podría oponerse a construir un país mejor desde la esperanza, la fe, el optimismo, el turismo y el trabajo? (!)
Por otra parte, entre un moderado sin experiencia de gestión y con escenario de presidente minoritario si llegase a ganar (R.A.) y otro moderado con una gestión mediocre pero conocida y con posibilidades de obtener mayoría en alguna – si no en ambas- de las cámaras, ya sabemos hacia dónde se inclinará nuestro ilustrado electorado devorador de LCDs.

¿Cuál sería el escenario distópico entonces? Akinator dice lo siguiente:
Motonauta: 45%
R.A: 35%
Pino: 15%

Conclusión: el motonauta gana en primera vuelta. Convoca a una mesa de diálogo o algo así con Bergoglio, Bergman, etc, para diferenciarse del gobierno anterior. Pone a Lavagna de ministro de economía y deja a Tomada en el ministerio de trabajo. El Motonauta llega al 2015 caminando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nunca escuché al motonauta meter un verbo.
Todas sus declaraciones son sustantivos..
"trabajo, seguridad, oportunidad, turismo"..

La tiene adentro el motonauta