jueves, 16 de septiembre de 2010

Lost in Translation?



Emilio Lorenzo Criado, catedrático de Lingüística inglesa y alemana y miembro de la Real Academia Española, tradujo y prologó Los Viajes de Gulliver para la editorial Espasa Calpe. En el apartado “Swift y el lenguaje” en su página 20, dice así: […] por fidelidad al original, el traductor debe someterse a un mal gusto que acaso repugne a más de un lector, pues por otra parte sería un fraude darle como íntegra una versión depurada ad usum Delphini según criterios siempre impugnables. Bien por Criado, que deja tras de sí toda una historia de purgadas y moralizantes ediciones de Gulliver.
Pero veamos ahora que dijo el señor Criado en la página 18 del mismo apartado: […] Puede parecer irrelevante, al presentar una obra traducida, cualquier observación sobre el texto original, pero sería inexcusable, en el caso de Swift, pasar por alto aquellas creaciones lingüísticas de su fantasía que a la fuerza ha habido que respetar tal como aparecen en el original inglés. Y vaya por delante nuestra disculpa por una leve alteración cometida al ‘traducir’ el nombre de la Isla Flotante, pues reflejaría en el texto español una intención que el autor, nada mojigato en el uso de la lengua, nunca pretendió.
Ah, el nombre de la isla flotante es, en el original inglés, Laputa.
¿Mojigato quién?

1 comentario:

Ana dijo...

Genial! tus seguidores queremos más de estas historias!