miércoles, 11 de agosto de 2010

El Apóstata


Escribir sobre la vida y obra de Jack London no es más que referirse a las dos caras de una misma moneda. Su obra es en exceso autorreferencial, y su vida fue, en palabras de Kazin, (*) el más grande cuento que escribió. London no cuenta la realidad, sino más bien, se desahoga de ella.
El apóstata es uno de los cuentos más autobiográficos de Jack London: es el cruel relato de un niño sometido al trabajo infantil, en el cual el protagonista trabaja a destajo en una hilandería hasta cumplir los 16 años de edad convertido en el más perfecto obrero de la empresa. Pero su perfección es propia de la máquina, con la cual comienza a mimetizarse hasta volverse un autómata. Sobre el final de la historia, el lector ya intuye que el protagonista encontrará su redención, que no es más que un final abierto que prefigura el inicio de la vida de Jack London como escritor.

(*) Kazin, Alfred: En Tierra Nativa. Interpretación de medio siglo de literatura norteamericana. Fondo de Cultura Económica, México D.F, 1993, p. 119

No hay comentarios: