jueves, 23 de diciembre de 2010

La dieta Londinense


 
Hacia el final de su vida, a Jack London le costaba cada vez más escribir sus mil palabras diarias, y debía ayudarse con algún que otro whisky por la mañana. A pesar de las varias dolencias estomacales e intestinales –entre otras- de las que sufría, solía con frecuencia comer carne cruda ó en el mejor de los casos con apenas un golpe de horno, siendo el pato relleno con apio uno de sus platos favoritos, según narra Alex Kershaw, uno de sus tantos y mediocres biógrafos.
 
 
 
 
 
 
 
Jack London Literary Hero, por Robert R. Ferguson. Fuente de la imagen aquí.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Orfandad II

Hace poco comentábamos aquí que la derecha se encontraba huérfana y que pronto veríamos de qué manera los candidatos intentarían capitalizar ese sentir popular de una ¿minoría?... Bueno, parece que el concurso ya empezó. Al respecto, citamos aquí el excelente artículo de Ignacio Fidanza para LPO.

Oro Verde

Quien escuche Radio Continental por la mañana (yo ya dejé de hacerlo) podrá advertir que en la tanda publicitaria -tanto la de Magdalena como la de Víctor Hugo- abundan avisos de pesticidas, agroquímicos, fertilizantes, semillas, etc. Hasta aquí, nada nuevo: Continental es una de las emisoras con mejor llegada a la gente de campo, esa que se despierta temprano, dicen.
Los avisos publicitarios de la mañana son de una bizarreada terrible; plantas de soja que hablan entre sí, un par de gauchos que incursionan en mutaciones genéticas y la lista sigue. Ahora lo curioso es advertir que en esos tantos avisos hay uno que se refiere al glifosato como "glifo", así, cortito. ¿En qué estaban pensando esos cráneos de la publicidad? ¿que llamándolo glifo le daban un toque amigable al pesticida? ¿Es un nuevo concepto, el glifo friendly? ¿Es menos cancerígeno porque suena más cool? ¿Desembarcará en Palermo Hollywood la Glifo-Salad con croutons mutantes?

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Garrapiñada Nac & Pop

  ¡Se viene la Canasta navideña de Moreno a sólo $20! Eso sí, remoje el turrón en la sidra antes de manducárselo. Por las dudas, no sea cosa de dejar los postizos en él.-

pd: Dicen que llenando el cupón en la puerta del súper se podrá acceder también a esta oferta imperdible.

martes, 30 de noviembre de 2010

Irish birthday

La ambición suele llevar a los hombres a ejecutar los menesteres más viles: por eso para trepar se adopta la misma postura que para arrastrarse. 
Jonathan Swift, 30 nov. 1667 - 19 oct. 1745.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Swift goes Zombie


El revival zombie parece no detenerse al punto que ni Jonathan Swift quedaría exento. No obstante: si Jack Black puede interpretar  a Gulliver, ¿por qué el coguionista de La matanza de Texas no puede reinterpretar Una modesta proposición a su modo? En fin, se viene Boneboys, con mucha gente no muerta y carne por doquier, dicen.
La reseña, acá. 

jueves, 25 de noviembre de 2010

The luck of the irish

Importamos aquí el post de Matías Fernández de HDA, a quien desde ya le estamos muy agradecidos. 


The luck of the irish

"El episodio que encumbró a Swift como el gran patriota irlandés fue conocido como “el incidente del medio penique”. Inglaterra, transgrediendo la costumbre, otorgó una patente de acuñamiento a un oscuro mercader cuyo nombre era William Wood, quien a su vez la obtuvo mediante un soborno a la duquesa de Kendall, amante del rey. Irlanda no sólo se veía despojada de su posibilidad de acuñar moneda, como había hecho en tiempos precedentes, sino que la suma pretendida por Wood era de cien mil libras, cifra que superaba la modesta necesidad irlandesa de sólo diez mil.
Razones políticas y económicas confluían en el rechazo a la patente de Wood. Si por un lado la excesiva suma de dinero a acuñar conspiraba contra la frágil economía irlandesa presagiando una devaluación (el medio penique era de carácter no convertible, y en consecuencia no servía para saldar deudas en Inglaterra), a esto debía agregarse que el medio penique era de una aleación sospechosa y fácil de falsificar. El aspecto político reviste mayor importancia, ya que el derecho a acuñar su propia moneda era un símbolo de la soberanía que les era negada a los irlandeses. Este no es un dato menor, si se tiene en cuenta que desde el año 1300 los irlandeses padecieron la imposición de colonias y de asentamientos militares que llevaron a cabo políticas de tierra arrasada, y que incluso les fue prohibido el uso gaélico bajo pena de muerte."
En  el prólogo de Facundo Maggio Ramírez a Una modesta proposición y otros escritos patrióticos irlandeses de Jonathan Swift, El cuenco de Plata, Buenos Aires, 2010

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Orfandad


De ocurrir el escenario ya planteado aquí habrá un claro en el electorado que quedará huérfano. Hasta el 27 de octubre, todo parecía indicar que el voto de derecha / centroderecha sería capitalizado por el PJ disidente, pero la muerte de NK inició un proceso de fuga hacia las filas del oficialismo de todos los dirigentes del PJ que jugaban a dos puntas. Antes decíamos que el escenario de 2011 confluiría hacia una instancia de cierta moderación discursiva, y si se quiere, algo corrida a la izquierda (desde el centro a la izquierda se sitúan los dos candidatos con más chances; CFK y Alfonsín Jr.). El PJ disidente no tiene candidatos, pero difícilmente le preste su estructura a Macri. El porqué de la negativa, difícil saberlo, pero todos intuyen que la imagen de niño bien con la papa en la boca no convence ni seduciría al pueblo peronista. Macri cree que puede imponerse al PJ porque necesitan de él, pero lo que Macri no parece comprender es que el PJ (bajo cualquier forma) es como la energía: siempre se transforma, muta y se reconvierte, algo que hoy por hoy, Macri no puede hacer. Está anclado a una gestión bastante regular, rodeada de algunos escándalos y carece de estructura a nivel nacional. En síntesis, el único urgido por llegar a un arreglo es Macri, aunque quizá él no piense que sea así.
Pero volviendo a la orfandad de la derecha, será interesante ver cómo los candidatos intentarán seducir a esa porción del electorado (¿15%-20%?) que supo votar por la UCedé, Cavallo y López Murphy. En un escenario de probable ballotage, cada punto vale. Y mucho.
Otra opción -remota- sería el tándem Cobos (por la presidencia)  De Narváez (por la provincia de Bs.As.) pero para que esto suceda Cobos debería dar el portazo en la UCR, y cambiar otra vez de bando en menos de 3 años no debe resultar muy atractivo para el electorado, además de ser susceptible de cuanta crítica sea posible imaginar.





lunes, 15 de noviembre de 2010

Delitos editoriales (2° parte)


[...] Después de cuatro meses de espera con otro editor, un remolque hizo resucitar el manuscrito, acompañado de la siguiente nota: Tiene mérito, pero es demasiado largo. Si bien no se ajusta a nuestro periódico, sin duda que encontrará un mercado. Por lo cual me pregunto, en nombre de la idiotez común, ¿le tomó cuatro meses llegar a esa conclusión? El retorno de un manuscrito sobrescrito y garabateado encima no es una ocurrencia para nada inusual en el recorrido de nuestra mercancía. Y no es nada agradable para un escritor volver a sentarse para tipear un artículo mutilado por un editor  criminal. Pero incluso entonces, la compensación suele jugar un pequeño papel. Una vez me aboqué a una tarde de trabajo rutinario, escribiendo una parodia de mil quinientas palabras para un semanario de Nueva York. En caso de ser aceptado, ni en mis mejores sueños podía imaginar un cheque de una magnitud mayor de cinco dólares. Después de dos meses de silencio, lo remolqué y llegó a vuelta de correo. Decía OK, estaba firmado con el nombre del editor en el frente y redactado para la prensa, y reescrito con lápiz azul por todas partes. Totalmente arruinado, pensé; en la más pura desesperación, y sin quitar uno solo de los barbáricos garabatos, lo despaché con el cartero más veloz de los Estados Unidos. Cuatro semanas más tarde recibí un cheque por veinticinco dólares. Mis maldiciones sobre la cabeza del bárbaro editor tornaron en bendiciones. Incluso ahora, mi corazón está con él. ¡Mi benefactor!

sábado, 13 de noviembre de 2010

Delitos editoriales

He aquí un breve texto escrito en 1901 por Jack London, llamado "Editorial crimes", traducido toscamente por y para Little Politik (tenía pensado hacer dinero con ello, pero qué va) Interesante la descripción de la literatura como trabajo más que como oficio y de los manuscritos y borradores de una obra como mercancías. En un mundo sin impresoras ni fotocopiadoras, mecanografiar cada ejemplar enviado a revistas o editoriales supone un costo, y Jack London se encarga de advertir a los jóvenes que se aventuran a la literatura sobre el aspecto más angustioso del mercado editorial.

Quienes deseen consultarlo en inglés, el link está acá.
La primera parte en español, a continuación.

DELITOS EDITORIALES

Una protesta


Hoy en día la mayoría de los editores son hombres excelentes, corteses y compasivos, en un grado difícil de esperar bajo las actuales circunstancias. Sin embargo no debe encubrirse el hecho de que existen editores sin escrúpulos, y creo que sería positivo que los escritores nóveles conozcan algunos de “sus crímenes y delitos menores”, porque los resultados de tales vicios dentro del mundillo editorial son a menudo crueles, y siempre irritantes. Y no hay razón para que se perpetren estos delitos, excepto en el lamentable caso de esas revistas de bajo costo que siempre se encuentran ante esa puerta sagrada en la que el lobo de la quiebra se halla siempre gruñendo. Para ellos todo es admisible. Son brillantes exponentes de la ley de la autopreservación.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Editores eran los de antes



George Faulkner (1703-1775) un joven y emprendedor editor dublinense, propagó los escritos de Swift por todo el reino de Irlanda, además de ser una suerte de curador de su obra. Combatió la piratería literaria, si bien se vio involucrado en ella en más de una oportunidad. No exento de problemas con la ley, terminó su vida como concejal de Dublín.









 
Fuente: Pat Rogers, en Jonathan Swift. The Complete Poems. Penguin, Middlesex, 1983, pág 914.


domingo, 31 de octubre de 2010

Nuevos y viejos escenarios




Allá lejos por el verano de 2002/2003 nadie creía que Néstor Kirchner podía llegar a ganar la elección presidencial, -de hecho, salió segundo, si bien hubiese ganado en el ballotage- pero ya por entonces los encuestadores coincidían en un punto: El desafío de Kirchner consistía en llegar a la segunda vuelta, pues era el candidato que menos rechazo generaba en el electorado, y en tal escenario -si accedía a él- seguramente tenía las de ganar.
De cara al 2011 el escenario electoral que se avecina conserva algo del ya lejano 2003: Ya no se trata del rechazo que puedan generar los candidatos -en algunos casos producto del desgaste de una gestión de casi 8 años, en otros resultado de la ineptitud de consolidar alianzas sólidas, como el ACyS- sino de la capacidad de gestión que los candidatos puedan demostrar. Vale recordar que en un escenario atomizado como el de 2003, quienes salieron primero y segundo contaban con antecedentes de administradores: un ex presidente -Menem- y Kirchner, un gobernador que podía mostrar como antecedentes una provincia ordenada en materia fiscal. Por el otro lado, estaban Carrió y López Murphy, carentes de experiencia ejecutiva, junto con el efímero Rodríguez Saá. En un eventual ballotage entre dos administradores, la gente habría elegido a aquél que menos rechazo le generaba.

domingo, 24 de octubre de 2010

Reminiscencias

La muerte del soldado Carrasco trajo como consecuencia la eliminación del perimido Servicio Militar Obligatorio. La muerte del militante social Mariano Ferreyra quizá traiga consigo la libertad sindical.
Otros tiempos. Las mismas muertes innecesarias.

domingo, 17 de octubre de 2010

The Motonauta Factor


Acá va el escenario II: a NK no le da el cuero, CFK busca algún cargo para lucirse en política internacional (¿Unasur?) y el candidato del gobierno es el motonauta de dudosos récords deportivos.
El motonauta aglutina gran parte del peronismo diabólico y del oficialismo; atrae parte de ese voto asociado a la idea de “gestión” (vaya a saber uno por qué se vincula a ésta con el PRO y De Narváez). El sabe cómo caerles bien a todos. Un guiño a la iglesia, otro a las fuerzas de seguridad; con el campo nunca dinamitó los puentes, y los intendentes del GBA necesitan de él tanto como él de ellos. Los medios de comunicación no lo desprecian, y por alguna razón, sus declaraciones, que brotan del más rancio sentido común, parecen nunca encontrar oposición. Además, ¿Quién podría oponerse a construir un país mejor desde la esperanza, la fe, el optimismo, el turismo y el trabajo? (!)

Se viene el 2011


Si hay algo que gusta tanto o más que el futbol es la timba: pues bien, a tener en cuenta que en marzo de 2011 arranca el escolazo electoral. Desde Little Politik, avanzamos en formular guarismos en base a algunos sondeos de acá y de allá.
Lo que vendrá: los grandes medios de comunicación, al igual que gran parte de la oposición, destacan que el próximo presidente deberá ser alguien “moderado”, que privilegie el “diálogo” y que busque “consensos”. Más allá de una mera maniobra para diferenciarse del actual gobierno (“confrontativo”, “autoritario” -dicen-) esto oculta algunos hechos ineludibles. Quien sea que gane en 2011, no tendrá mayoría en ninguna de las dos cámaras. Sólo el oficialismo estaría cerca de lograr quórum en alguna de ellas(*), siempre y cuando no empiece la diáspora de gobernadores adelantando el cronograma electoral provincial para no quedar pegados al ejecutivo nacional.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Nota de Prensa

 

Un clásico de la ironía política

 Libros en agenda

Silvia Hopenhayn
Para LA NACION

Miércoles 6 de octubre de 2010 | Publicado en edición impresa 
 


La ironía suele ser el último recurso de la crítica antes de caer en la absoluta desazón. Y los mejores maestros en ejercerla provienen del siglo XVIII, en plena decadencia de la monarquía y otras jerarquías absolutistas. La colección El Libertino Erudito, de la editorial El Cuenco de Plata, congrega a exquisitos intelectuales que han clavado sus plumas en el corazón del poder, como Voltaire, en La usurpación de los Papas ; Diderot, en Cartas sobre los ciegos para uso de los que ven, y Hume, con Sobre las falsas creencias del suicidio, la inmortalidad del alma y otras supersticiones , todos escritores del Siglo de la Razón o de las Luces. La nueva luminaria que se incorpora al catálogo es el ácido y rotundo Jonathan Swift, conocido mayormente por su libro infantil Los viajes de Gulliver y también autor de lapidarios ensayos sobre la tiranía de la injusticia y en contra de los ingleses ("quemen todo lo que provenga de Inglaterra, excepto su carbón"). El título de su autoría que ahora se publica es Una modesta proposición y otros escritos patrióticos irlandeses , que reúne varios de sus escritos más urticantes.

martes, 5 de octubre de 2010

Gulliver 451

El apasionante Farenheit 451 de Ray Bradbury hace mención a Swift en varias y curiosas oportunidades, lo que nos da indicios de cierta admiración de Ray hacia el deán de San Patricio. En el futuro alternativo planteado por Bradbury, los bomberos cumplen con la misión de…quemar libros. Guy Montag, el protagonista, le narra no sin desgano a su esposa que tuvo un día como cualquier otro y que había quemado algunos volúmenes de Dante, Marco Aurelio y Swift.
Sin embargo, Montag no estaba haciendo bien su trabajo pues se había guardado algunos libros; la curiosidad lo lleva a abrir uno al azar, encontrándose con una frase que lo suma de perplejidad: Se ha calculado que, en épocas diversas, once mil personas han preferido morir antes que someterse a romper los huevos por su extremo más afilado. El criterio de demarcación política en el país de Liliput era, pues, cómo romper los huevos: sea por su lado angosto, sea por su lado ancho, distinguíase así al oficialismo de la oposición.
A falta de sorpresas, a Montag se le presenta un hombre que dice ser Jonathan Swift, el autor de ese malicioso libro político, Los viajes de Gulliver.
Si os dan papel pautado, escribid por el otro lado.-

You maniacs! You blew it up!

No es la intención aquí arruinar uno de los mejores momentos de Los Viajes de Gulliver, así que si aún no lo ha leído, desista de fijar sus ojos en estas líneas. Hecha la aclaración, vale recordar la ya célebre frase de Charlton Heston en el final de la película El Planeta de los Simios cuando descubre que no se halla en un mundo extraño sino que se trata de la mismísima Tierra, donde contempla - hollywoodense escena mediante- los escombros de la estatua de la libertad: We finally really did it. you maniacs! You blew it up! Damn you. God damn you all to hell! Finalmente los humanos lo habían logrado; habían echado todo a perder. Merced a su corrupción, vanidad y orgullo, la humanidad había otorgado a la civilización una connotación siniestra, y la prueba palpable de ello son las ruinas de la estatua de la libertad.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Lost in Translation?



Emilio Lorenzo Criado, catedrático de Lingüística inglesa y alemana y miembro de la Real Academia Española, tradujo y prologó Los Viajes de Gulliver para la editorial Espasa Calpe. En el apartado “Swift y el lenguaje” en su página 20, dice así: […] por fidelidad al original, el traductor debe someterse a un mal gusto que acaso repugne a más de un lector, pues por otra parte sería un fraude darle como íntegra una versión depurada ad usum Delphini según criterios siempre impugnables. Bien por Criado, que deja tras de sí toda una historia de purgadas y moralizantes ediciones de Gulliver.
Pero veamos ahora que dijo el señor Criado en la página 18 del mismo apartado: […] Puede parecer irrelevante, al presentar una obra traducida, cualquier observación sobre el texto original, pero sería inexcusable, en el caso de Swift, pasar por alto aquellas creaciones lingüísticas de su fantasía que a la fuerza ha habido que respetar tal como aparecen en el original inglés. Y vaya por delante nuestra disculpa por una leve alteración cometida al ‘traducir’ el nombre de la Isla Flotante, pues reflejaría en el texto español una intención que el autor, nada mojigato en el uso de la lengua, nunca pretendió.
Ah, el nombre de la isla flotante es, en el original inglés, Laputa.
¿Mojigato quién?

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Nosotros


La editorial argentina Mil Uno acaba de editar recientemente la novela Nosotros de Eugenio Zamiatin. Como no podía ser de otra manera, Little Politik, humilde blog devoto entre otros menesteres a la literatura distópica, celebra el rescate de una de las obras pioneras del género.
Quien desee buscar alguna reseña sobre el libro, bien puede hacerlo aquí, pues el motivo de este post es otro, y refiere brevemente al recorrido editorial de Nosotros en el mercado argentino.
En 1975 Nosotros fue publicado por El Grupo Editor de Buenos Aires en su colección Selecciones Fotón. El libro, traducido por Antonio Bonnano, contiene a manera de epílogo una nota de los editores, en la cual se esboza una ligera defensa de Stalin, y desplaza la crítica hacia el fascismo y la amenaza nuclear estadounidense.

lunes, 13 de septiembre de 2010

jueves, 26 de agosto de 2010

Qué es la literatura utópica II (más aproximaciones)


La cuestión acerca de la composición de la naturaleza humana se torna esencial a la hora de entender los senderos por los que transita el pensamiento utópico. En la obra “El utopismo, la herejía perenne”, Thomas Molnar se dedica a destruir lo que considera el mito del pensamiento utópico, en tanto que este es erróneamente advertido como inocuo para la historia de las ideas.

Qué es la literatura utópica I (otra aproximación a la literatura distópica)


Por medio de una combinación de prefijos griegos y latinos, (tarea propia de la filología, en la cual no se adentrará aquí) el término utopía puede significar tanto un “no lugar” (ou-topos) como “lugar feliz” (eu-topos). Este juego de palabras pareciera indicar que lo que Moro intentó decir es que, tal vez, la felicidad no tenga lugar.
La utopía es un término que no goza de buena consideración, -quizá por culpa de su hija bastarda, la distopía- y porque refiere a creaciones de literatos y poetas asociadas a propuestas irrealizables, productos de fantasías, delirios mesiánicos, ó simplemente, por endilgársele altas cuotas de ingenuidad.
Las construcciones utópicas dependen en buen grado de la capacidad de imaginación para pensar una sociedad que no existe pero que pretende explicar la realidad. De alguna manera funcionan como los tipos ideales de Max Weber. De igual modo, la utopía se maneja dentro del plano ideal, es decir, en un marco de perfección imposible de hallar en la realidad, pero que permite explicar a ésta; compleja, contingente e imperfecta...

Buscando a Mungo



La literatura de viajes parece ser un género extraño dado el objetivo que suele darle origen. Muchos de estos relatos no son más que investigaciones de exploradores o naturalistas a pedido de un imperio (por lo general el inglés) que, por la pulcritud de su prosa, trascienden más allá de los anaqueles de las Royal Societies para deleite del gran público. Sin embargo, vale aclarar que muchos de estos relatos suelen ser algo soporíferos. La descripción de la vida de los nativos, la flora, fauna y los accidentes geográficos del territorio descubierto puede tornarse densa si, como reclamaba Bioy Casares, no aparece la escena vívida y la feliz aventura.
Existe un relato de viaje donde se cumple con los requisitos de Bioy, el cual es el motivo de esta reseña: Viajes hacia los distritos interiores del África, por Mungo Park. Este joven escocés de curioso nombre (tanto su padre como su abuelo se llamaban Mungo) padeció cuanto peligro pueda uno imaginarse: primero fueron las fiebres tropicales y los mosquitos, luego el hambre y la sed, para después ser timado, burlado y rehén de fulanis, bandittis, mandigoes y tantos otros gentilicios fonéticamente simpáticos.

A continuación se glosa traducido un fragmento de la introducción de la edición inglesa, pues hace tiempo que no se consiguen ediciones en español:

En 1795 Mungo Park, cirujano y aventurero escocés de apenas unos veinticuatro años partió desde Gambia con la intención de rastrear el curso del Níger, un río del cual los europeos no tenían conocimiento de primera mano. Su Travels in the Interior of Africa es el diario de este extraordinario viaje. […]
Llevó un registro certero tanto como pudo, y sin presumir superioridad europea. […] El prefacio de su diario contiene un deslinde de responsabilidad, pues el mismo “no tiene nada que recomendar a excepción de la verdad. Es un relato sin adornos de ninguna clase, y sin pretensión alguna” […]

La misión de Mungo fracasó. Retornó a Inglaterra a pasar sus papeles en limpio para la imprenta y volvió a zarpar hacia África, en busca del éxito que le fuera negado en su primer intento. Nunca más se supo de él.

lunes, 23 de agosto de 2010

Karel Capek



En 1936 Karel Capek, hermano del pintor Joseph (de quien se dice inventó el término Robot) escribió La guerra de las Salamandras, un libro que excede toda definición. Su voz profética deja al lector sin palabras, con la sensación que toda distopía contiene, es decir, que todo lo que puede salir mal, devendrá peor.
Su trama es por demás ingeniosa, pues el lector asiste a un verdadero patchwork: novela de ciencia ficción, estudio antropológico, clase de política internacional, crónica periodística, investigaciones de historia natural (verdaderas y apócrifas) y hasta un tratado de biología.
En cuanto al componente estrictamente distópico, Capek acierta con creces en la forma de las cosas por venir: la inminencia de la segunda guerra mundial, la teoría del espacio vital de los nazis, el declive del imperio británico y la ceguera de la clase política ante el apocalipsis de la humanidad.
El ácido humor de Capek corroe toda pretensión de autenticidad para quien se proponga escribir después de haberlo leído. Por todo esto, y seguramente mucho más, puede afirmarse sin miedo al error que Karel Capek es el último enciclopedista de la literatura.

Qué es la literatura distópica I (una aproximación)




Para comprender el significado que entraña el término Distopía es necesario comenzar las indagaciones a través del concepto madre, es decir, la utopía, que a pesar de ser ampliamente conocido, reviste diferentes y contradictorias definiciones. No obstante ello, es posible hallar cierto consenso en atribuir a Tomás Moro la creación del concepto y del contenido del cual lo dotó, es decir, como un estado óptimo e inalcanzable.
La utopía contiene en sí la idea de concretar una sociedad ideal, en que las relaciones sociales sean transparentes, y reine un orden de paz y armonía. El sueño de la sociedad ideal ó perfecta suele chocar muchas veces con la frágil naturaleza humana, inacabada y por tanto imperfecta.
Para comprender el pensamiento utópico se debe recurrir a las diversas concepciones acerca de la naturaleza humana. De acuerdo a cómo se conciba ésta, se definirá a la construcción de estados ideales como ascéticos, moralistas, pastoriles, dotados de ingenuidad, ó por el contrario, como estados en los cuales predominan la razón y el imperio de la ciencia como pilares que sostienen la nueva sociedad.
En el componente propositivo de las utopías siempre se manifiesta, en algunos casos más abiertamente que en otros, una fuerte crítica a la sociedad vigente. Entonces, la utopía forma parte de un planteo superador de la realidad existente, pero no para el presente, sino en un futuro indeterminado, que carece de lugar pero que sirve como faro que debe guiar a la acción humana.
Dentro de la literatura utópica cabe agregar a las llamadas distopías, una suerte de hijas bastardas de las utopías.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Brújulas



He aquí un test algo ñoño pero muy interesante para saber dónde está uno parado ideológicamente. Lo encontré surfeando por este blog que tiene muy buenos contenidos, pero que parece que ha dejado de postear hace rato.
Aquí se ubica Little Politik, más o menos por donde se esperaba.

miércoles, 11 de agosto de 2010

El Apóstata


Escribir sobre la vida y obra de Jack London no es más que referirse a las dos caras de una misma moneda. Su obra es en exceso autorreferencial, y su vida fue, en palabras de Kazin, (*) el más grande cuento que escribió. London no cuenta la realidad, sino más bien, se desahoga de ella.
El apóstata es uno de los cuentos más autobiográficos de Jack London: es el cruel relato de un niño sometido al trabajo infantil, en el cual el protagonista trabaja a destajo en una hilandería hasta cumplir los 16 años de edad convertido en el más perfecto obrero de la empresa. Pero su perfección es propia de la máquina, con la cual comienza a mimetizarse hasta volverse un autómata. Sobre el final de la historia, el lector ya intuye que el protagonista encontrará su redención, que no es más que un final abierto que prefigura el inicio de la vida de Jack London como escritor.

(*) Kazin, Alfred: En Tierra Nativa. Interpretación de medio siglo de literatura norteamericana. Fondo de Cultura Económica, México D.F, 1993, p. 119

viernes, 23 de julio de 2010

El Traficante de Naufragios


El neoliberalismo demuestra diariamente que su viabilidad no depende del grado de exclusión y marginalidad que produzca. Los últimos treinta años revelan la capacidad del neoliberalismo en particular, y del capitalismo en general, de reformular sus propias crisis. El capitalismo provoca crisis, pero no las padece. Para comprender el funcionamiento del capitalismo se debe observar su naturaleza cíclica, y no abordarlo como un proceso unilineal.

It was a dark and stormy night


Edward George Earl Bulwer, aka Lord Lytton, prolífico escritor inglés del siglo XIX ya citado en este blog, cuenta con el extraño y penoso honor de prestar nombre al premio otorgado por la BLFC (Bulwer Lytton Fiction Contest) cuyo galardón es entregado anualmente a nóveles escritores; el requisito: haber escrito el peor comienzo para una novela. Pobre Lord Lytton, quien tuvo la idea de iniciar su novela Paul Clifford con la remanida frase era una noche oscura y tormentosa. Habiendo pasado ya tanta literatura gótica por la imprenta por ese entonces, la frase de Lytton cayó en el más común de los lugares.

Ex Post: También es de Lord Lytton la siguiente: The Pen is mightier than the Sword. (La pluma es más poderosa que la espada)
Ex Post II: parece que alguien escribió algo mejor y más extenso acá.

Profecías


Que Texas y California pertenecen a los Estados Unidos no es novedad hoy en día, pero si en México se hubiese leído en su momento La Democracia en América, verdadero oráculo de la Ciencia Política, quizá se hubieran ahorrado la pérdida de tan inmenso territorio, y Hollywood sería hoy una colina al noroeste de México.
He aquí un fragmento de Tocqueville:
He hablado ya precedentemente de lo que ocurre en la provincia de Texas. Cada día los habitantes de los Estados Unidos se introducen poco a poco en Texas, adquieren tierras y, en tanto se someten a las leyes del país, fundan en él el imperio de su lengua y de sus costumbres. La provincia de Texas está todavía bajo dominación de México: pero bien pronto no se encontrarán en ella, por decirlo así, más mexicanos. Semejante cosa sucede en todos los puntos donde los angloamericanos entran en contacto con las poblaciones de otro origen. […] La tierra del Nuevo Mundo pertenece al primer ocupante, y el imperio es allí el premio de la carrera.*
La agudeza de Tocqueville es brillante: describe no sólo el imperialismo norteamericano en su génesis, sino también la dinámica del capitalismo y la naturaleza avasallante de la colonización cultural.
Hoy en día ocurre el fenómeno inverso, y quizá haya llegado el tiempo de la revancha mexicana. Los hispanohablantes son la primera minoría en los Estados Unidos, mueven billones de dólares con su fuerza de trabajo y, más importante aun, llevan consigo sus tradiciones, costumbres y fiestas populares. No hay muro ni leyes antiinmigratorias que les impida avanzar en la reconquista de la tierra de sus ancestros.
Quizá la razón por la que México ya no reclama en foros internacionales estos territorios es porque, de una forma ú otra, ya le pertenecen.

(*) Tocqueville, Alexis; La Democracia en América, Fondo de Cultura Económica, p. 380 México D.F. 2005

miércoles, 7 de julio de 2010

El método Jack London


Nuestro querido Jack vivió apenas cuarenta años, pero en su legado se cuenta la friolera de más de veinte novelas, cerca de doscientos cuentos, una obra de teatro, un volumen de poemas, quinientos artículos y ensayos revolucionarios y miles de cartas producto de su correspondencia diaria con sus admiradores.
Jack solía tener el hábito de dormir no más de cinco horas, y escribir un mínimo de mil palabras (algo así como una hoja tamaño A4 con interlineado sencillo) Jack no contaba con que las musas apareciesen en cualquier momento sólo porque sí, de manera tal que sentado en su escritorio poníase a escribir acerca de lo que fuese, nunca desechando párrafo alguno ó argumento pues éstos podían servirle más adelante. El síndrome de la página en blanco nunca fue un problema para él, y su legado –mediocre según sus críticos- es tal sólo por razones matemático-estadísticas, a las cuales son muy afectos los norteamericanos.
El infatigable Jack, un verdadero obrero de la literatura, sabía que se debía a sus admiradores, pero también a la causa socialista. Solía encabezar sus cartas con un Dear Comrade y terminar con un yours for the revolution. E.L. Doctorow en su libro Jack London, Hemingway and the Constitution (traducido en Barcelona vaya a saber uno por qué como Poetas y Presidentes) glosa el siguiente fragmento de una carta de Jack: Querido Camarada: No puedo leer tu carta. He malgastado veinte minutos, me he gastado la vista y he perdido la paciencia sin lograr entender qué has escrito. Inténtalo de nuevo y procura hacer una letra más legible. Sinceramente tuyo, Jack London. PS: Ni siquiera puedo descifrar tu nombre.
Foto: Jack London a los 9 años junto a su perro Rollo.

lunes, 5 de julio de 2010

Prensa, democracia y mayorías


En busca de un lugar común, siempre se puede revisitar las imperecederas páginas de un clásico, cuya voz parece más útil hoy que en su tiempo. En La democracia en América (1835) el pensador francés Alexis De Tocqueville acuñó el término “revolución democrática” para describir el avance imparable de la democracia a lo largo de la historia. Por aquél tiempo, Tocqueville era un joven estudioso y de ideas liberales, que con el pasar del tiempo terminó anquilosándose como diputado de la fracción conservadora. Su lectura sobre el avance democrático es en algún modo ambivalente, pues el optimismo inicial de sus páginas decae hacia el final, tomando un tono más escéptico. Quizá aquí reside la importancia y vigencia de su pensamiento, pues independientemente de sus ideas y de su coqueteo con principios monárquicos, supo describir con precisión el proceso democrático en plena gestación, y aventurar de manera profética su desarrollo a escala mundial.

domingo, 4 de julio de 2010

The London Calling


Jack London no sólo fue un escritor de literatura juvenil y de aventuras, muchas de ellas plasmadas en sus libros, sino que también fue bastante prolífico en el género distópico y de anticipación.
A la edad de diecinueve años, luego de varias travesías por los Estados Unidos como buscador de oro, marino e integrante del famoso ejército de desocupados de Kelly, (aquél que marchó hacia Washington en demanda de mejoras sociales) decide hacerse miembro del partido socialista y precozmente se convierte en un gran orador del mismo.
Quizá su rápida adhesión a los principios socialistas más sus lecturas de Marx, (aunque también de Spencer) lo inclinaron a introducir en sus escritos las características de la sociedad industrial de su época, y los principios que por contraposición debían regir a una sociedad ideal: sin embargo, se dedicará con ahínco a describir -y advertir- las consecuencias que acarrearía el capitalismo en el futuro.

El futuro llegó...hace rato


Tal vez el caso más interesante en la tradición de la literatura distópica le corresponda a Edward George Bulwer Lytton (1803-1873). Es a este señor inglés de rimbombante nombre, condecorado Lord de la corona británica, escritor, poeta, político, viajero, dramaturgo, traductor, aficionado al ocultismo, dandy londinense, etc., al que se le debe quizás la primera novela que aúna el carácter distópico y de anticipación científica. Admirado por disímiles personalidades tales como Edgar Allan Poe, George Bernard Shaw y Mary Shelley, entre otros, y amigo de Charles Dickens, Lord Lytton produjo una vasta obra literaria, reunida en más de cuarenta volúmenes. Lamentablemente, bastan los dedos de una mano para enumerar las obras traducidas al español, y un oráculo para hallarlas.

Democrazia, Cosa é?


Muchas veces se oye decir que se vive bajo un sistema democrático tanto como su contrario, y que tal gobierno no puede hacer esto o aquello porque, si lo hiciera, dejaría de ser democrático.
Para empezar: la democracia no es un sistema, como tampoco es un régimen. La democracia es –nada menos- que un principio rector. Sólo supone que determinados habitantes (hombres y mujeres de determinada edad) de un determinado territorio (organizado federal ó unitariamente) definen, con mayor, menor o ningún grado de regularidad, cómo y por quién/quienes serán gobernados. Pueden ser ellos mismos ó bien pueden elegir a otros. También pueden no elegir a nadie ó elegirse a todos ellos juntos. La democracia no especifica ni prescribe.
La democracia puede manifestarse en un país bajo la forma de una asamblea permanente o con un presidente con plenos poderes por un plazo determinado, con opción a que se revoque su mandato mediante plebiscitos ó bien pasarse la vida haciendo plebiscitos hasta para poner un semáforo. Puede mutar en parlamentarismos, presidencialismos, con división de poderes ó fusión de los mismos, bajo formas mixtas conocidas y quizá algunas por conocerse. Puede darse bajo un sistema de acumulación capitalista, socialista, mixta, ninguno de los anteriores ó bajo la forma de las cosas por venir.
En fin, la democracia sólo dice que somos nosotros los que decidimos cómo queremos ser gobernados, acatando la decisión de la mayoría, y que ésta respete a la minoría, con la vaguedad que el término respeto representa. Pero la democracia tampoco dice qué es una mayoría: ¿50% + uno? ¿El que sale primero independientemente de la cantidad de adhesiones? ¿El que sale primero con una ventaja determinada por sobre el segundo?
La democracia es sólo un principio orientador. Nada más. Y nada menos.

Esferas


Desde tiempo inmemorial el hombre ha querido dominar el sol, afirmaba C.M. Burns. Sin embargo y a pesar de la exageración, muchas veces estos brulotes permiten repensar fenómenos que quizá de otra manera uno no se detendría siquiera a evaluar, y menos a escribir algo al respecto.
Fue necesaria la aparición de un pensador florentino en el siglo XVI para poner blanco sobre negro a la hora de hablar sobre la naturaleza humana y del ejercicio del poder político, y dar con sus huesos en la cárcel por sus escritos.
Nicolás Maquiavelo, portador de un apellido vilipendiado y bastardeado hasta el hartazgo, supo advertir que la política era (a pesar de no ser reconocida como tal) una esfera autónoma e independiente de la moral. El “pecado” es que, lo que Maquiavelo expone, un político calla.
Ahora, las preguntas: ¿es la política una actividad inmoral? ¿La moral no tiene lugar en la política? Nada de eso. Un juicio de carácter político no es por definición inmoral, aunque podría serlo. E incluso, algo más: un buen príncipe debe lograr conciliar las esferas política y moral, siempre que pueda. Pero es la política, la observación por medio de los sentidos y el análisis mediante el cálculo racional la que guiará la acción, y no los juicios morales.
El aporte de Maquiavelo no sólo consiste en separar a la moral de la política, sino en introducir la noción de conflicto dentro de la sociedad. La idea, ingenua ó perversa, según se vea, del bienestar general, nada tiene que ver con la política, pues esta es dominación y poder. La correlación de fuerzas en la sociedad determinará el curso de acción a seguir por el príncipe, y el consenso será entonces el resultado de esa correlación, y no un mero estado de reposo social.


Más tarde llegará Marx y Cía. para definir a la política como el epifenómeno de un modo de producción determinado, y que refleja las relaciones de dominación que éste contiene en su seno. Pero esto ya es otra historia.